Ir al contenido principal

Europa ya no es la tierra prometida


Cada día se repite. Se proliferan en los medios españoles blogs en los que los ciudadanos comparten sus experiencias de emigrar y ofrecen consejos a otros que se plantean dar el salto. En apenas 15 años, España ha cerrado el círculo completo. El milagro económico transformó un país de emigración en una de inmigración, y ahora con la crisis, otra vez el viaje se revierte. Historias hay miles. El país no logra dar respuesta a las inquietudes de los jóvenes quienes terminan buscando oportunidades en otras partes del mundo.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el principal destino es el Reino Unido (4.004 españoles en 2010), seguido por Francia (3.561) y después Estados Unidos (2.988) y Alemania (2.198). Curiosamente, a estos países les sigue Latinoamérica, principalmente Argentina (1.995), Ecuador (1.995) y Venezuela (1.798), sin embargo, esto seguramente se debe más al retorno de ciudadanos de estos países que a la emigración de personas nacidas en España. Lo que está claro, de todas formas, es que se ha dado la vuelta a la tortilla y los inmigrantes en España empiezan a despertarse del sueño y a buscar otro futuro allende mares. Y muchos españoles les siguen.

Recuerdo mi primer año en la universidad en Inglaterra, allá por 1996, cuando empezó la crisis asiática y en los medios se hablaba del éxodo de japoneses y surcoreanos que buscaban su futuro en Europa; después, mi segundo año en España, en 2001, el corralito en Argentina y el auge del uso del voseo en las calles madrileñas. Ahora, en cambio, son ciudadanos españoles de mi edad (de entre 32 y 36 años) los que abandonan su patria en busca la tierra prometida.

Es pronto para saber hasta cuando se mantendrá la tendencia, sin embargo, una cosa está clara y es que por primera vez en las vidas de los que nacimos en Europa en tiempos de democracia y paz, hemos perdido esa sensación de seguridad que nos transmitía el creer que por fortuna vivíamos en un continente rico y estable en el que los grandes movimientos migratorios eran ajenos a nosotros. Por primera vez entendemos algo mejor lo que significa dejar tu tierra y tu familia para poder seguir adelante. Desde luego, no es la primera vez que ocurra pero nuestra memoria es corta y sólo ahora nos damos cuenta de que la historia sigue el mismo camino cíclico que en siglos pasados. Quizás así aprendamos a ser más solidarios. A fin de cuentas, todos habitamos en la misma tierra, con el mismo sistema económico, y nuestro bienestar empieza a ser tan volátil como el de cualquier otro.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …