Ir al contenido principal

La nueva Jane Eyre demuestra que las voces foráneas fortalecen la esencia profunda del la Inglaterra provinciana




Disfruté enormemente con la última versión cinematográfica de Jane Eyre. Sólo los escritores ingleses de época fueron capaces de mezclar de manera tan eficaz la ironía y el romanticismo; y después de añadir a la tensión novelística de Charlotte Brontë un excelente reparto desde el primero hasta el último actor y una deliciosa escenografía, el espectador no puede abandonar la sala sin tener la satisfacción de haber vivido en primera persona una apasionante historia.

Han sido muchos los intentos de trasladar esta novela a la gran pantalla, sin embargo, la mayoría de las películas y series de época de la BBC transmitían una imagen excesivamente acartonada. En cambio, la producción del director norteamericano, de madre sueca y padre japonés, Cary Fukunaga, consigue todo lo contrario. El increíble talento de la australiana, Mia Wasikowska, le ayuda a transmitir todas las emociones contradictorias de su personaje –demasiadas veces retratada como un prototipo de feminista del siglo XIX– y su lucha por encontrar su lugar y su identidad en una sociedad clasista y estirada. El alemán, Michael Fassbender, se mete perfectamente en el papel de Mr Rochester y a diferencia de tantos actores ingleses consigue mostrar el lado cruel y frío del terrateniente sin dejar escapar su dimensión más humana. Detrás de todos está el personaje de Mrs. Fairfax, interpretada por la siempre grandiosa, Judi Dench. Y como nos reímos cuando después de escuchar con asombro la canción francesa de la alumna francesa, Adele Varens, los ojos de Jane Eyre bailando con emoción, Dench nos devuelve a la gélida realidad con esa frase tan típica como condescendiente, ‘mmm, very French!’

Y es que tener la fortuna de ver esta nueva interpretación moderna, pero a la vez extremadamente literal de la obra de Brontë el mismo día en el que la actuación de un primer ministro inglés y provinciano vuelve a ensanchar el Canal de la Mancha, nos recuerda qué poco ha cambiado la esencia de la sociedad en la Inglaterra profunda una vez que se deja atrás Londres y su urbanismo cosmopolita. Pero también nos demuestra la tremenda ironía de que para alcanzar esta imagen de la Inglaterra más auténtica es fundamental contar con un reparto tan internacional como las ambiciones históricas del Reino Unido. Es la mejor constatación de que Gran Bretaña necesita tanto a Estados Unidos como a Europa, incluso para disfrutar plenamente de los sabores de su esencia profunda; y de que obviar esta realidad nos alejaría de nuestros vecinos de ambos lados del charco y, por supuesto, de nosotros mismos.

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…